Independencia de cataluña 2020

    Este artículo o sección parece estar inclinado hacia los acontecimientos recientes. Por favor, intenta mantener los acontecimientos recientes en perspectiva histórica y añade más contenido relacionado con los acontecimientos no recientes. (Enero 2020) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
    Este artículo o sección contiene posiblemente una síntesis de material que no menciona ni se relaciona con el tema principal. La discusión pertinente puede encontrarse en la página de discusión. (Octubre de 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
    La condena de nueve líderes independentistas catalanes en un juicio celebrado en 2019 por el Tribunal Supremo de España desencadenó protestas en Cataluña. Fueron condenados por sedición y otros delitos contra el Estado español por su papel en la organización del referéndum independentista catalán de 2017[6].
    La comunidad autónoma española de Cataluña tiene un movimiento independentista de larga data, que busca establecer a Cataluña como una república independiente y soberana, rompiendo así con el Reino de España. Un referéndum de autodeterminación catalán no vinculante de 2014 se saldó con una victoria de los partidarios de la independencia catalana (aunque con una participación del 37%), lo que envalentonó a las autoridades catalanas para llevar a cabo el referéndum de independencia catalán de 2017, que consideraron que sería vinculante y tendría como resultado la independencia de Cataluña.

    Cataluña barcelona

    El 1 de octubre de 2017, la policía del Estado español (conocida como Policía Nacional) se empeñó en tomar las urnas donde los catalanes votaban en un referéndum con dos opciones: a favor o en contra de la independencia de Cataluña del Estado español. La votación se llevó a cabo en edificios con barricadas (la mayoría de ellos colegios públicos) para proteger las cajas que contenían los votos. Con la intención de recoger las cajas y detener la votación, la Policía Nacional utilizó todo tipo de medidas represivas, desde balas de goma, hasta gases y porras. Cerca de 900 personas resultaron gravemente heridas, y dos de ellas se encontraban en estado crítico en los hospitales de la zona.
    Las imágenes televisadas de la brutalidad policial conmocionaron a la población catalana, que respondió con protestas callejeras masivas contra la Policía Nacional. Éstas obligaron a poner fin a la represión a primera hora de la tarde, permitiendo que la gente siguiera votando hasta las 20:00 horas. La represión no logró detener el referéndum, en el que votaron 2,5 millones de personas (aproximadamente el 43% del electorado) y el 90% se decantó por la independencia. La policía enfureció a personas que no tenían previsto votar porque no simpatizaban con el movimiento independentista liderado por el gobierno catalán. Muchos de ellos procedían de los barrios obreros de Barcelona. Después de ver la brutalidad, votaron como protesta contra el comportamiento de la policía.

    La españa catalana

    Los inicios del separatismo en Cataluña se remontan a mediados del siglo XIX. La Renaixença (renacimiento cultural), que tenía como objetivo el renacimiento de la lengua catalana y de las tradiciones catalanas, condujo al desarrollo del nacionalismo catalán y al deseo de independencia[9][10] Entre las décadas de 1850 y 1910, algunos individuos,[11] organizaciones[12] y partidos políticos[13] comenzaron a exigir la plena independencia de Cataluña de España.
    El gobierno español remitió la declaración al Tribunal Constitucional español, que dictaminó en marzo de 2014 que la declaración de soberanía era inconstitucional. Sin embargo, el tribunal no rechazó el «derecho a decidir», argumentando que ese derecho no implicaba necesariamente la soberanía o la autodeterminación[40][41].
    Al mes siguiente, CiU, ERC, ICV-EUiA y la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) acordaron celebrar el referéndum de independencia el 9 de noviembre de 2014, y que en él se formularían dos preguntas: «¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado?» y (en caso afirmativo) «¿Quiere que este Estado sea independiente?»[43] El 11 de septiembre de 2014 tuvo lugar otra manifestación masiva, la Vía Catalana 2014, en la que manifestantes vestidos con los colores catalanes, amarillo y rojo, llenaron dos avenidas de Barcelona formando una «V» gigante, para pedir la votación[44] Tras la sentencia del Tribunal Constitucional, el gobierno catalán cambió la votación por un «proceso de participación ciudadana» y anunció que sería supervisada por voluntarios. [El gobierno español recurrió de nuevo al Tribunal Constitucional, que suspendió el proceso a la espera del recurso, pero la votación siguió adelante[45] El resultado fue un 81% de votos a favor del sí, pero la participación fue sólo del 42%, lo que podría considerarse como una mayoría opuesta tanto a la independencia como al referéndum[46] Posteriormente se presentaron cargos penales contra Mas y otros por desafiar la orden judicial[45].

    Por qué cataluña quiere la independencia

    La historia militar de Cataluña se inicia en el siglo XIII, con las primeras hazañas de los ejércitos a las órdenes de los gobernantes catalanes y perdura hasta la actualidad, donde los soldados catalanes están integrados en las fuerzas internacionales[cita requerida].
    Los orígenes de la fuerza militar en la Cataluña se remontan al siglo XIII, con el Sagramental, la hermandad entre varios pueblos para garantizar su propia seguridad, hecha por juramento, y, por tanto, llamada así. Aunque se institucionalizaron durante el reinado de Jaime I, ya se habían legislado por escrito durante el siglo XI. En Cataluña, el uso Princeps namque establecía la obligación de que todo hombre participara en la defensa nacional en caso de amenaza exterior.
    La historia del Mediterráneo ha probado a menudo las armas catalanas, desde Murcia hasta Atenas y la Neopatria (Gran Compañía Catalana), pero también a la vieja Cataluña, antes y después de los decretos de Nueva Planta (1716).
    Los catalanes, aragoneses y valencianos se han organizado militarmente de forma espontánea de muy diversas maneras, desde la Sagramental, las Cruzadas de los Almogávares hasta los maulets, los sumisos, o los maquis. Hasta los decretos de Nueva Planta, en los hogares catalanes siempre hubo armas y municiones para defenderse, ya sea de los sarracenos, de los piratas o de los franceses[cita requerida].

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad