Kate beckinsale

    A veces, los niños pequeños parecen olvidar cómo usar el orinal o cómo alimentarse. O lloran tanto como tu bebé. Intentan demostrarte que aún son pequeños e indefensos. Creen que es la mejor manera de llamar tu atención.
    Para los padres, las necesidades del nuevo bebé son obvias, y puede parecer razonable esperar que el hijo mayor espere. Pero los niños pequeños no lo harán, así que los padres de dos o más hijos deben ser ingeniosos y versátiles.
    Planificar con antelación puede evitar muchos de esos sentimientos de “el bebé está ocupando mi lugar”. Si tienes intención de cambiar la habitación o los muebles de tu hijo pequeño, intenta hacerlo al principio del embarazo. Explícale que lo haces porque tu hijo está creciendo, no porque el nuevo bebé vaya a necesitar su cuna.
    Es más fácil si tu hijo ya está entrenado para ir al baño y puede alimentarse y vestirse por sí mismo sin ayuda antes de que el nuevo bebé llegue a casa, pero no te preocupes si este no es el caso. Recuerda que tu hijo puede retomar sus viejos hábitos para llamar tu atención.

    ¿me arrepentiré de no haber tenido un segundo hijo?

    La política de los dos hijos se ha utilizado anteriormente en varios países, como Irán, Singapur y Vietnam. En el Hong Kong británico de los años 70, también se animaba mucho a los ciudadanos a tener dos hijos como límite (aunque no era obligatorio por ley), y se utilizaba como parte de las estrategias de planificación familiar de la región. De 2016 a 2021, se ha aplicado en China, sustituyendo la anterior política de un solo hijo del país, hasta que fue reemplazada por una política de tres hijos para mitigar la caída de las tasas de natalidad del país[1][2][3][4].
    En el Hong Kong británico se fundó la Liga de Eugenesia en 1936, que se convirtió en la Asociación de Planificación Familiar de Hong Kong en 1950[5]. La organización ofrece asesoramiento sobre planificación familiar, educación sexual y servicios de control de la natalidad al público general de Hong Kong. En la década de 1970, debido al rápido aumento de la población, lanzó la campaña “Dos son suficientes”[5], que redujo la tasa de natalidad general a través de medios educativos. La organización[6] fundó la Federación Internacional de Planificación Familiar, con sus homólogos en otros siete países[6].

    ¿es mejor tener un hijo o dos?

    Si tienes uno o varios hijos mayores, es buena idea prepararles para tener un nuevo bebé en casa unos meses antes de que nazca. Algunos niños estarán más interesados que otros ante la perspectiva de tener un hermanito o una hermanita.Puedes esperar que tu primer hijo (independientemente de la diferencia de edad) se ponga a veces celoso de la atención que recibe el bebé. Otras veces puede que simplemente ignoren al nuevo bebé juntos. Algunos niños pueden ver al bebé como algo extraño e interesante, en lugar de como un rival.La reacción de tu primer hijo depende en gran medida de su edad y personalidad, y de su estado de ánimo ese día.Si tu primer hijo tiene dos años o menosLos niños pequeños no entenderán mucho lo que significa tener un nuevo bebé en casa, pero mientras estés embarazada:Una vez que llegue el bebé, es posible que se pongan muy celosos: “¿por qué tiene mamá otro bebé en brazos?”. Es lógico: hasta ahora eran el centro de tu universo y ahora tienen que competir por tu tiempo, tu atención y tu afecto. Ya es bastante difícil manejar las nuevas emociones de un niño de dos años, su rebeldía y sus crisis, sin tener que cuidar a un nuevo bebé. Pero no desesperes: los niños de esta edad parecen aceptar al bebé con bastante rapidez y, antes de que te des cuenta, disfrutarán jugando juntos. Mientras tanto, es posible que se hable mucho de las normas de la casa: “en esta casa no se pega” y “en esta casa se usan palabras amables”.

    ¿debo tener un segundo hijo?

    Hacer crecer la familia es emocionante, pero puede ser agotador, sobre todo si tienes dos pequeños muy juntos. Tener que cuidar a un recién nacido y a un niño pequeño al mismo tiempo puede ser abrumador al principio. Pero con el apoyo de tus amigos y familiares y nuestros principales consejos, pronto te lo tomarás con calma y pasarás grandes momentos.
    En los primeros días de la crianza de dos menores de dos años, hacer malabarismos con las prioridades y necesidades de tus hijos puede ser complicado. Es bueno tener en cuenta que tu hijo pequeño también es todavía pequeño y puede necesitar ayuda para adaptarse a la vida en una familia más grande.
    Algunos padres esperan a que el bebé llegue a casa porque así el niño estará en un entorno familiar cuando lo conozcan. Otros prefieren presentarlos en el hospital o en el centro de maternidad.
    A algunos padres les gusta ayudar a su hijo pequeño a elegir un regalo para el nuevo bebé y puede que también le espere un regalo de su nuevo hermano o hermana. Esto puede hacer que se sienta conectado y especial (KidsHealth, 2016).
    Su hijo pequeño puede sentirse excluido en los primeros días, cuando, naturalmente, se centra tanto en el nuevo bebé. A menudo tendrás que atender primero al recién nacido, por ejemplo, si necesita alimentarse o que le cambien el pañal. Asegúrate de hablar con tu hijo mayor sobre su nuevo y emocionante papel de hermano mayor o hermana mayor y sobre el gran trabajo que está haciendo (KidsHealth, 2016; Today’s Parent, 2016).

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad