Rocas precarias y terremotos

    Los jóvenes de entre 15 y 24 años son los que más dificultades tendrán para encontrar trabajo en los próximos años. Se prevé que la transición a su primer empleo y, en general, a la creación de una vida propia, sea aún más larga. En esta foto de marzo de 2021, un grupo de jóvenes participa en la formación ofrecida por la asociación Arrabal-AID. (Roberto Marín)
    Los jóvenes de entre 15 y 24 años son los que más dificultades tendrán para encontrar trabajo en los próximos años. La transición a su primer empleo y, en general, a la creación de una vida propia, se espera que sea aún más larga. En esta foto de marzo de 2021, un grupo de jóvenes participa en la formación ofrecida por la asociación Arrabal-AID. (Roberto Marín)
    Paqui e Ingrid -de 25 y 21 años- han tenido más contratos en los últimos años que sus padres en toda su vida laboral. Ambas son dependientas en tiendas de moda desde los 18 años y están acostumbradas a encadenar trabajos de una semana, un mes, dos meses, seis meses. «Una semana y cuatro días. Eso es lo que duró el último», dice ella, con toda naturalidad, porque ese es el único comienzo de la vida adulta que se les ofrece: reunir un historial de trabajo, poco a poco, ganando lo justo para vivir pero no lo suficiente para empezar una vida propia, con la esperanza de conseguir un contrato permanente algún día, pero viendo que es difícil que ocurra, tan remotas se han vuelto sus posibilidades en el último año.

    Campaña big – trabajo precario

    La crisis financiera mundial tuvo un fuerte impacto en el mercado laboral español, especialmente en la destrucción de empleo y en el paro. En 2013, la tasa de paro alcanzó el máximo histórico del país (26,94%), con más de 6 millones de personas desempleadas.
    La primera conclusión es que las reformas de la legislación laboral estaban destinadas a fomentar la creación de empleo y el trabajo. Del total de reformas laborales analizadas, 42 incluían en su preámbulo la intención de crear empleo y reducir el paro.
    La segunda conclusión que se desprende de la investigación realizada es que un elevado número de reformas incluía políticas sociales de fomento del empleo y medidas destinadas a aumentar la flexibilidad del mercado laboral.
    Las diferentes reformas de la legislación laboral favorecieron estos dos tipos de medidas en un intento de introducir la «flexiguridad» garantizando tanto la flexibilidad de los empresarios en la gestión de los recursos humanos de la empresa como la seguridad laboral y la protección social de los trabajadores.
    En más de 50 ocasiones se adoptaron medidas sociales de fomento del contrato indefinido, la mayoría de ellas destinadas a promover el empleo de los trabajadores con riesgo de exclusión, como las mujeres, los parados de larga duración, los discapacitados, los jóvenes o los trabajadores maduros.

    La situación de precariedad de los trabajadores domésticos en españa

    Fig. 1Nota: EPRES-E, Escala de Precariedad Laboral de la Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo; EP, empleo precario; T, temporalidad; D, desempoderamiento; V, vulnerabilidad; ER, ejercicio de derechos; UWT, tiempos de trabajo inciertos; W, salarios; Trato justo, trato justo; Imprevisibilidad de horarios; WT, tiempos de trabajo
    Qual Quant 55, 543-562 (2021). https://doi.org/10.1007/s11135-020-01017-2Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

    Anna clua, investigadora de la uoc: «el trabajo precario puede llevar

    Se utiliza el análisis factorial para construir un índice sintético de exclusión laboral. La matriz de información de partida recoge datos de un amplio conjunto de variables de empleo para las 17 comunidades autónomas españolas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. A partir de esta información, se extraen cuatro factores que explican la exclusión laboral en diferentes situaciones de vulnerabilidad, como el desempleo, la temporalidad, la pobreza o la baja remuneración.
    Lafuente-Lechuga, M., Faura-Martínez, U. y García-Luque, O. (2019), «La exclusión laboral en España: una aproximación territorial», Applied Economic Analysis, Vol. 27 nº 80, pp. 127-149. https://doi.org/10.1108/AEA-06-2019-0001
    La dimensión del empleo ha demostrado ser primordial en el análisis de la exclusión social. Este estudio pretende ampliar el conocimiento sobre los factores que configuran el riesgo de exclusión en la dimensión laboral. Para ello, se han recogido datos de un gran número de variables relacionadas con el trabajo con el fin de definir un indicador sintético de la exclusión laboral que revele la brecha territorial en España y los factores que explican dichas disparidades.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad