Cuentos para 3 años cortos

    El tigre, el brahmán y el ja…

    Ejemplos de cuentos Los cuentos son una de las primeras obras literarias que los niños conocen en su vida. Aunque «Ricitos de oro y los tres osos» es sin duda uno de los ejemplos más famosos de cuentos, otros relatos como «El corazón delator» de Edgar Allan Poe o «El billete de lotería» de Antón Chéjov también entran en esta categoría. Siga leyendo para disfrutar de varios ejemplos de cuentos cortos para niños y adultos.
    Aunque nos introduzcamos en los cuentos cuando somos niños, la fascinación puede permanecer durante toda nuestra vida. Si tu objetivo es pasar de lector a escritor algún día, te vendrá bien el artículo Sé creativo: cómo escribir un cuento. Hasta entonces, disfrutemos de algunos ejemplos de los maestros.
    Ya sean contemporáneos o clásicos, todos estos cuentos se ajustan a la descripción de un relato corto: cuentan una historia completa en un número reducido de palabras. Muchos de estos cuentos tienen moralejas o enseñan una lección también.

    50 cuentos más ingeniosos de birbal

    Hubo un tiempo en que los libros de cuentos eran el único medio de entretenimiento para los niños. Hace una o dos décadas, los niños pasaban el tiempo leyendo cuentos y representando a sus personajes favoritos de las historias. Sin embargo, los tiempos han cambiado: en la era de Internet, los niños pasan la mayor parte de su tiempo jugando en los smartphones o viendo dibujos animados o vídeos en YouTube.
    Pero si quieres que tus hijos descansen de las pantallas y experimenten tu infancia, puedes leerles cuentos. Al narrarles cuentos a tus hijos, les impartirás sabiduría y también pasarás el tan necesario tiempo de calidad con ellos. Tenemos una colección de algunos cuentos populares con valores morales que puedes leer a tus hijos.
    Si quieres inculcar buenos hábitos a tus hijos desde pequeños y ver cómo crecen y se convierten en buenas personas, léeles cuentos con moraleja. Aquí tienes 20 cuentos infantiles con valores morales que puedes leer a tus hijos.
    Una vez un león estaba durmiendo en la selva cuando un ratón empezó a correr por su cuerpo sólo para divertirse. Esto perturbó el sueño del león, que se despertó muy enfadado. Estaba a punto de comerse al ratón cuando éste le pidió desesperadamente que lo liberara. «Te prometo que algún día te seré de gran ayuda si me salvas». El león se rió de la confianza del ratón y lo dejó ir.

    La princesa y el guisante

    Mi hijo de 2 años y medio, Sam, empieza a contar con entusiasmo un cuento que ya ha oído y contado varias veces. Se lo cuenta a uno de sus hermanos, que ya conoce la historia. «Cuando era un bebé de nacimiento… (la voz sube como si hiciera una pregunta) Jake me llevaba por las escaleras y él, y él, él… (se dirige a mí) Mamá, cuenta tú el resto». A los 2½ años, Sam ya es un cuentista en ciernes, deseoso de compartir experiencias de su pasado.
    En este caso, está compartiendo una anécdota que le han contado otros miembros de la familia, un acontecimiento que no podría recordar. Como me ha oído contar muchas veces, a las dos semanas de edad, su hermano de 9 años lo llevaba en brazos por las escaleras y se resbaló y se cayó hasta el fondo. Observé desde la distancia, horrorizada, cómo desaparecían detrás de la pared de la escalera y bajaban a trompicones. Corrí hacia ellos al pie de la escalera, donde Jake estaba sentado sosteniendo a su hermanito, sollozando y diciéndome: «Está bien, está bien, no lo dejé ir, está bien».
    Uno puede imaginar los diferentes sentimientos y pensamientos que esta dramática historia engendra en cada miembro de la familia. Lo fascinante es que Sam, con 2½ años, ya sabe que es una historia impactante y quiere volver a contarla. Sin duda, le parece más interesante que otras historias que haya podido escuchar, porque él es un personaje central de la misma. Y aunque todavía no puede contar toda la historia por sí mismo, comienza con la forma narrativa adecuada «…Cuando nací…», situando la escena en el tiempo e identificando al personaje central.

    La pata del mono

    La escritura de cuentos ayuda a los niños a aprender a poner en orden sus pensamientos y a utilizar el lenguaje escrito para comunicar sus ideas. Tu hijo puede disfrutar de la divertida fábrica de escritura de cuentos online y crear sus propios libros de cuentos en Reading Eggs. Prueba gratuita
    Dar los primeros pasos para escribir un cuento puede ser una actividad divertida y desafiante para tu hijo. Al planificar y escribir una historia, los niños aprenden a poner en orden sus pensamientos y a utilizar el lenguaje escrito para comunicar sus ideas de diversas maneras.
    Encontrar ideas e inspiración para escribir un cuento puede ser complicado tanto para los niños como para los adultos. Ayudar a tu hijo a estructurar su historia de principio a fin es una buena manera de facilitar el proceso de escritura.
    Un buen punto de partida es leer un libro juntos. Deténgase y pídale a su hijo que haga predicciones sobre cómo podría terminar la historia. El final alternativo de tu hijo puede convertirse en un buen material para una historia nueva y original. También puedes escribir historias basadas en experiencias de la vida real, como el primer día de colegio de tu hijo, una aventura en el parque o la pérdida de su primer diente.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad