Conceptos que cotizan a la seguridad social

    Tipos de seguridad social

    «Seguridad social», «Bienestar social» y «Programas sociales» redirigen aquí. Para sistemas específicos denominados «Seguridad Social» y otros usos, véase Seguridad Social. Para los modelos de bienestar social, véase Función de bienestar social. Para un sentido más amplio de los programas sociales, véase Servicios sociales.
    El bienestar (o comúnmente, la asistencia social) es un tipo de apoyo gubernamental destinado a garantizar que los miembros de una sociedad puedan satisfacer las necesidades humanas básicas, como la alimentación y la vivienda.[1] La seguridad social puede ser sinónimo de bienestar,[a] o referirse específicamente a los programas de seguro social que proporcionan apoyo sólo a aquellos que han contribuido previamente (por ejemplo La Organización Internacional del Trabajo define la seguridad social como una ayuda a la vejez, a la manutención de los hijos, al tratamiento médico, a las bajas por maternidad y por enfermedad, a las prestaciones por desempleo e invalidez y a las ayudas por accidentes laborales[8][9].

    Notas de seguridad social pdf

    El subsector de los fondos de seguridad social (S.1314) está formado por todas las unidades de seguridad social, independientemente del nivel de gobierno que opere o gestione los regímenes. Si un régimen de seguridad social no cumple los requisitos para ser una unidad institucional, se clasificaría con su unidad matriz en uno de los otros subsectores del sector de las administraciones públicas. Si los hospitales públicos prestan un servicio no de mercado a la comunidad en su conjunto y si están controlados por regímenes de seguridad social, se clasifican en el subsector de las administraciones de seguridad social.
    No todos los países informantes tienen entidades que cumplan la definición de fondos de seguridad social. No es el caso de Irlanda, Malta, Reino Unido y Noruega. Para estos países, las entidades que participan en los regímenes de seguridad social se subsumen en otros subsectores de las administraciones públicas.

    Qué es la cotización a la seguridad social

    El desarrollo de los programas y sistemas de seguridad social es uno de los logros más importantes de la política social del siglo XX. No obstante, la mejora y la ampliación de la seguridad social seguirán siendo retos importantes en las próximas décadas.
    La seguridad social puede definirse como cualquier programa de protección social establecido por la legislación, o cualquier otro acuerdo obligatorio, que proporciona a los individuos un grado de seguridad de los ingresos cuando se enfrentan a las contingencias de la vejez, la supervivencia, la incapacidad, la discapacidad, el desempleo o la crianza de los hijos.    También puede ofrecer acceso a atención médica curativa o preventiva.
    Según la definición de la Asociación Internacional de la Seguridad Social, la seguridad social puede incluir programas de seguro social, programas de asistencia social, programas universales, regímenes de prestaciones mutuas, fondos nacionales de previsión y otros acuerdos que incluyen enfoques orientados al mercado que, de acuerdo con la legislación o la práctica nacional, forman parte del sistema de seguridad social de un país.

    Ejemplos de cotizaciones a la seguridad social

    Esta definición de cobertura abarca las dimensiones pertinentes del acceso efectivo a la asistencia sanitaria. Estas incluyen, además de la cobertura de la población por la legislación, la disponibilidad de los servicios, la asequibilidad, la protección financiera y la calidad. La disponibilidad (véase el apartado «Indicadores de acceso») de los servicios está relacionada, entre otras cosas, con la densidad de profesionales sanitarios. La asequibilidad y la protección financiera se definen por la ausencia de barreras financieras para acceder a los servicios, de tal manera que el gasto de bolsillo no suponga una amenaza para los medios de vida o suponga una disminución de la calidad de la atención.
    Para ser eficaz, la cobertura universal debe garantizar el acceso a la atención a todos los residentes de un país, independientemente del subsistema de financiación al que pertenezcan. Esto no impide que las políticas sanitarias nacionales se centren, al menos temporalmente, en grupos prioritarios como las mujeres o los pobres al establecer o ampliar la protección social de la salud. Volver al principio
    La OIT aboga por que los paquetes de prestaciones (es decir, los paquetes de servicios sanitarios que se ponen a disposición de la población cubierta) se definan con vistas a mantener, restablecer o mejorar la salud, garantizar la capacidad de trabajar y satisfacer las necesidades personales de atención sanitaria. Los criterios clave para establecer los paquetes de prestaciones son la estructura y el volumen de la carga de la enfermedad, la eficacia de las intervenciones, la demanda y la capacidad de pago.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad