la teoría de la autodeterminación en el deporte y el ejercicio

    Las crisis, las emergencias y las épocas de agitación se han relacionado con un aumento de la violencia interpersonal, incluida la violencia contra las mujeres. Tras la declaración de estado de alarma y cuarentena, se han puesto en marcha diferentes medidas para mitigar el posible efecto de la violencia de género (Plan de Contingencia contra la Violencia de Género en la Crisis del Coronavirus o Real Decreto Ley de Medidas Urgentes). En este documento se repasan las medidas adoptadas hasta el momento por el gobierno de España, los gobiernos autonómicos y las iniciativas formuladas en diferentes países. Ante la ausencia de medidas económicas concretas hasta la fecha, y el escenario de incertidumbre económica, se concluye que no es posible prevenir la violencia de género de forma integral, sin tener en cuenta el aumento del desempleo, la temporalidad y la inestabilidad laboral, la dependencia económica o la sobrecarga de tareas domésticas y reproductivas, entre otros elementos que la facilitan.

    covid-19

    Las restricciones en el transporte de mercancías en toda Europa siguen siendo muy notables y están provocando cuellos de botella en las cadenas de suministro. Las estrictas órdenes de permanencia en casa impuestas en la mayoría de los países europeos para contener la pandemia han tenido y tienen una gran repercusión en la producción industrial, ya que el personal simplemente no se encuentra en el lugar.
    Las medidas de seguridad, como el mantenimiento de una distancia mínima o el uso de mascarillas, están resultando un reto organizativo para muchas instalaciones de producción de todo el mundo. Para poder cumplir los requisitos de seguridad, en muchas instalaciones sólo se permite la presencia de la mitad de la plantilla en el lugar, o se divide la línea de producción en turnos. Esto, a su vez, restringe el flujo de mercancías. Incluso cuando existen componentes, éstos se acumulan y no pueden integrarse por falta de personal o de tiempo para los que tienen una actividad reducida.
    La industria del automóvil, por ejemplo, se vio muy afectada por la escasez de suministros debido a las restricciones derivadas de la pandemia. Los fabricantes de automóviles y sus proveedores tienen cadenas de suministro largas y complejas con muchos pasos en el proceso de producción. Tras los cuellos de botella experimentados, sus medidas de seguimiento podrían incluir una diversificación de proveedores, así como la descentralización de inventarios para mantener la agilidad en caso de crisis.

    teoría de la autodeterminación: necesidades psicológicas básicas en la motivación, el desarrollo y el bienestar

    Hablando de la famosa exportación culinaria italiana, los robots autónomos de reparto (ADR) -o robots repartidores- pronto se encargarán de llevar a toda velocidad tartas calientes a las manos y bocas que esperan en todo el mundo, pesos pesados blancos como Amazon y Uber están probando el mercado estadounidense. Pero, ¿qué es un ADR? Los robots de reparto son vehículos motorizados con motor eléctrico que pueden entregar artículos o paquetes a los clientes sin la intervención de un repartidor.
    Los servicios de entrega robotizados pueden prometer la entrega sin contacto, un servicio muy demandado en el marco de las medidas de distanciamiento social. Los robots de reparto autónomos ya se utilizaban en algunas zonas urbanas, aeropuertos, universidades, hoteles y grandes campus empresariales antes de la pandemia. Ahora, la demanda de los mismos se está “expandiendo exponencialmente”, ya que no pueden infectarse -ni propagar- ninguna cepa del coronavirus.
    Las soluciones robóticas autónomas utilizan el IoT, las cámaras y los sensores para ayudar en varias funciones clave, como la detección de objetos, la evitación de colisiones, la planificación de trayectorias y la localización y el mapeo simultáneos. Los ADR pueden detectar el entorno circundante, analizar las condiciones de la carretera, evitar activamente los obstáculos y completar automáticamente la logística. La funcionalidad de las soluciones puede abarcar desde la esterilización y la limpieza hasta las entregas rutinarias, que son cada vez más importantes durante la pandemia para el transporte seguro de alimentos, medicamentos, correo y otros elementos esenciales.

    autodetección

    La crisis del coronavirus ha supuesto el gran reto de la coordinación entre el gobierno central y los gobiernos regionales en países descentralizados como España. Los obstáculos a la cooperación efectiva entre los distintos niveles plantean una pregunta sobre el nivel de gestión de las políticas públicas en general y del nivel de amenaza para la salud en particular: ¿Cuál es la distribución ideal de competencias para el diseño y la aplicación de las políticas?
    Por un lado, un mecanismo de coordinación centralizado evita que las medidas aplicadas en ciertas regiones tengan un impacto negativo en otras y, por tanto, aumenten el riesgo colectivo. Este dilema es típico de las acciones de recaudación: todos los gobiernos se benefician de un mejor control global de la pandemia pero, individualmente, cada uno prefiere regular el cierre de su economía o la restricción de movimientos en función del riesgo sanitario de su región. En consecuencia, en ausencia de normas de coordinación sobre la inclusión de los impactos externos negativos en las medidas para combatir la pandemia, la respuesta colectiva se desviará del ideal epidemiológico.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad