Limpiar el cobre con ketchup

    El cobre se encuentra en muchos artículos domésticos de calidad, como joyas y ollas. Sin embargo, con el tiempo, el aire circundante hace que el metal se empañe, y ¿quién quiere exhibir cobre empañado? El deslustre es un proceso natural, por lo que tiene sentido utilizar elementos naturales para eliminar el aspecto oscuro y sucio. Los limpiadores comerciales de cobre suelen contener productos químicos agresivos, pero puedes limpiar el cobre de forma natural con materiales que normalmente ya tienes en casa.
    Frota una mezcla de 1 cucharada de sal de mesa y 1 taza de vinagre blanco sobre el cobre con un paño suave y aclara. O bien, sumerge el cobre deslustrado en una olla con 3 tazas de agua y la mezcla de sal y vinagre, llévala a ebullición y hiérvela hasta que se desprenda la suciedad y el deslustre. Una vez que el cobre se enfríe, lávalo con agua y jabón, acláralo y frótalo con un paño suave.
    Para limpiar de forma natural las ollas y sartenes de cobre, y las piezas de cobre menos frágiles, corta un limón por la mitad, añade sal a la parte cortada y frota suavemente sobre el objeto. También puedes hacer una pasta con zumo de limón, y partes iguales de sal y almidón de maíz no oxidado o bicarbonato de sodio

    Limpiar el cobre con bicarbonato de sodio

    El cobre se encuentra en muchos artículos domésticos de calidad, como joyas y macetas. Sin embargo, con el tiempo, el aire que lo rodea hace que el metal se empañe, y ¿quién quiere exhibir cobre empañado? El deslustre es un proceso natural, así que tiene sentido utilizar elementos naturales para eliminar el aspecto oscuro y sucio. Los limpiadores comerciales de cobre suelen contener productos químicos agresivos, pero puedes limpiar el cobre de forma natural con materiales que normalmente ya tienes en casa.
    Frota una mezcla de 1 cucharada de sal de mesa y 1 taza de vinagre blanco sobre el cobre con un paño suave y aclara. O bien, sumerge el cobre deslustrado en una olla con 3 tazas de agua y la mezcla de sal y vinagre, llévala a ebullición y hiérvela hasta que se desprenda la suciedad y el deslustre. Una vez que el cobre se enfríe, lávalo con agua y jabón, acláralo y frótalo con un paño suave.
    Para limpiar de forma natural las ollas y sartenes de cobre, y las piezas de cobre menos frágiles, corta un limón por la mitad, añade sal a la parte cortada y frota suavemente sobre el objeto. También puedes hacer una pasta con zumo de limón, y partes iguales de sal y almidón de maíz no oxidado o bicarbonato de sodio

    Cómo limpiar el cobre oxidado

    El latón deslustrado es triste. No importa si se trata de una preciada reliquia familiar o de un divertido hallazgo en un mercadillo: si está oscuro y descolorido, tienes que meterlo en un cajón o ponerte a trabajar en el Proyecto de Limpieza de Latón. Pero sepa esto antes de optar por el método del cajón: El latón está de moda. Antes de sacar el material de limpieza, comprueba si tienes latón de verdad con un imán de los de toda la vida. Si el imán se pega, tienes latón falso en tus manos, amigo. Pero si no hay magnetización, tienes el auténtico y puedes ponerte a trabajar. Empieza por limpiarlo con agua tibia y jabón antes de probar con las cosas más difíciles que se indican a continuación. Otro consejo: comprueba siempre si hay barniz en el latón antes de ponerte manos a la obra. Dos maneras de saber si tiene barniz es si hay manchas negras en el latón o si ha tenido una pieza durante años y años y nunca la ha limpiado. Si tiene barniz, siga con agua y jabón. Si no lo tienes, debes saber que, dependiendo del tipo de objeto que estés limpiando y de lo deteriorado que esté, puede que tengas que probar varias de estas soluciones antes de encontrar la mejor. Una vez que tu bronce esté limpio, puedes admirarte en su reflejo y brindar con un merecido cóctel.

    Cómo limpiar el latón

    Mezcla bicarbonato de sodio y vinagre blanco para crear una pasta. Hará efervescencia durante un minuto, pero se calmará rápidamente. A continuación, frota la pasta en el objeto de cobre o latón que desees limpiar, utilizando tus manos o un cepillo de dientes viejo. Déjalo reposar durante unos 30 minutos. A continuación, aclara y pule con un paño seco, y disfruta de ese brillo como si fuera nuevo.
    El ácido acético del vinagre y el sodio del bicarbonato actúan conjuntamente para disolver el deslustre. Y el bicarbonato de sodio proporciona la cantidad justa de arena para fregar todo ese deslustre, sin rayar la superficie de la pieza que estás limpiando.
    Si no tienes vinagre y bicarbonato a mano, también puedes utilizar ketchup para eliminar el deslustre. Simplemente coge la botella de ketchup de tu nevera. Vierte un poco en la pieza que quieres limpiar y aplícalo con los dedos o con una esponja.  Déjalo reposar un rato, para que tenga tiempo de actuar sobre todo el deslustre. A continuación, acláralo y seca bien la pieza. Es fácil y divertido.
    Otra opción: limón y sal. Simplemente corta un limón por la mitad, espolvorea el lado cortado con sal y frótalo sobre la superficie de la pieza que estás limpiando. Vuelve a salar el limón periódicamente, para mantener el poder de fregado. A continuación, aclara, seca y ya está.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad